“Un país para comérselo” se convierte en libro. Echanove e Imanol hablan al respecto

Un país para comérselo, el programa de TVE en el que Imanol Arias y Juan Echanove recorrían España y mostraban la gastronomía de cada lugar, ahora también se podrá leer. El libro ha sido publicado por (Grijalbo)

Ambos actores presentaron en rueda de prensa la publicación de la que se sienten muy orgulloso, pero además también hicieron declaraciones como la lanzada por Juan Echanove, “La clase política tiene que renovarse porque la gente se lo ha dicho muy alto y muy claro”. España es un país “convulso y cambiante”, pero afirma que “es lo mejor que tenemos”. Entre las características del “españolito” destaca algo que todos poseen en común: “siempre celebran lo bueno y lo malo“. “Sea como sea, lo hacen alrededor de una mesa, donde comen y terminan bebiendo y cantando”, señala.

Para ambos intérpretes, nuestro país “es más fácil de entender a través de la cultura gastronómica que mediante la geografía”. Por ello, decidieron salir a la carretera y poner a prueba sus paladares y uno de los cinco sentidos más valorados: el gusto. “La comida es la mejor manera de explicar este país tan difícil de explicar”, insiste Echanove.

Cádiz, Rías Baixas, Zaragoza, Ávila, la dehesa extremeña, Cantabria, Asturias o La Gomera son algunos de los destinos a los que el equipo de Un país para comérselo viajó para rodar la primera temporada de este programa de televisión. Ahora, recogen estas experiencias en un libro con el que quieren comerse el país “no sólo físicamente, sino emocionalmente”.

La vocación de este programa nació, explican, para potenciar las posibilidades del entorno rural, porque “lo necesita más que el urbano”. Ni el centro de Madrid o Barcelona figuran en sus guiones. En cambio, pescadores y gente del mar, lugareños de aldeas remotas y el sabio conocimiento de los jubilados son “el espíritu de este viaje”.

Por ello, entre los destinos que han escogido para su próxima temporada (que se estrenará en septiembre) destaca la región de Murcia y, en concreto, la localidad de Lorca. “La gente de allí nos lo ha pedido porque, aunque su realidad es triste, necesitan sobreponerse“, afirma el actor.

Imanol Arias, por su parte, ha declarado que con esta experiencia se ha ahorrado mucho dinero en el psicólogo porque, indica, “ya estaba un poco fuera de foco”. A diferencia de Juan Echanove, confiesa que él no es ningún experto en gastronomía. “Sin embargo, una vez estás allí, la gente te abre sus puertas, y no lo hacen para lanzarse o promocionarse”, relata.