1000 maneras de morir en Nitro. Crítica

En pocas ocasiones pensamos cómo será el momento en el que nos visite la parca. Tenemos toda una vida para pensar y pensamos poco cómo será ese final. De esto se encarga “1000 maneras de morir” una serie documental que fue estrenada en 2009 en el canal estadounidense Spike.

1000 maneras de morir recrea las muertes más inusuales, algunas hasta chistosas, y además, nos aseguran que son reales.  Es un programa muy ágil y sencillo de ver, eso sí, hay que echarle algo de humor e ironía tal y como lo hace el propio programa.

Cada caso está fechado y basado en hechos reales. En cada situación se muestra la fecha y el lugar donde ocurrió la muerte. Ésta es recreada por actores a la que también se le añaden comentarios de expertos que dan las claves de por qué murió esa persona. Con una buena edición y dramatizaciones en las que se ve que hay dinero de por medio el programa se convierte en algo muy sencillo de ver y que te engancha.

En el programa de ayer pudimos asistir a fallecimientos como; el de un cirujano que muere por la ventosidad de una paciente cuando éste le practicaba una operación de cirugía estética en su trasero o la de un gigoló que intentando conquistar a una anciana y, cuando ésta se quitó su dentadura postiza, intentando mitigar la repulsa que le sobrevino por el mal aliento de la anciana confundió una pastilla de mentol con las que ella utilizaba para limpiar su dentadura.

Otra de las muertes curiosas o estúpidas, fue la de un cazador que portando un gancho con el que trasladaba  a sus presas, tropezó y se lo clavó en la garganta.

Al programa hay que echarle sentido del humor.

Para ver el programa hay que cargarse de buen sentido del humor. El narrador también se encarga de ello añadiendo sus comentarios mordaces al respecto.  También se puede ver desde otro punto de vista que es el pedagógico, si se presta atención quizá podamos evitar que el de la guadaña tarde más tiempo en visitarnos.

1000 maneras de morir se emite en NITRO los miércoles a la 00:30