Crítica del estreno de ‘XXS’ en Cuatro. Crítica.

Las críticas hacia Pilar Rubio y su compañero Flipy tras el estreno del concurso XXS en Cuatro no se han hecho esperar ya en la noche de ayer, durante su emisión, se convirtieron en ‘trending topic’.Pocas son las opiniones favorables destinadas a Pilar, aunque Flipy también ha recibido las suyas. Ya nos parecía que la pareja era algo peculiar (LEER NOTICIA) y que el feeling entre ambos, en caso de existir, debería de ser un milagro obrado por Papa Noel.  Imagino que éstos habrán sido impuestos por la cadena, en un arriesgado planteamiento de devolver a Pilar Rubio a las cámaras tras la serie ‘Piratas’. La audiencia conseguida en el estreno fue de un 3.2% no se llegó a los 600.000 espectadores y perdiendo varios puntos del 6.2% que dejó el estreno de ‘La selva en casa’.

Pero el éxito o fracaso de un programa no sólo radica en la labor de quien da la cara, hay mucho más, y en el caso de XXS hay otros factores, y el más sobresaliente es la falta de una buena dirección.

XXS, “Un lío de cojones con los botones”

De antemano pido disculpas al lector por lo grosero del titular, pero es la frase que me abordó durante los 60 minutos de programa. Es enrevesado y carece de una estructura clara, algo que  se debe atribuir a un error, por parte de la dirección y el guión del programa, dado que va destinado a los más pequeños, y aunque no fuese así, un concurso ha de ser muy sencillo de entender ¿Alguno de los que leen esto no sabe cómo jugar a “Atrapa un millón”?

Y es tan farragoso y sucio lo que se ve en pantalla, tan pésima su estructura y planteamiento, que han tenido que poner unas flechitas para indicar al espectador lo que está sucediendo, y menos mal, de no ser así, ni el mismo el creador sería capaz de reconocer su propio formato.

En XXS  ‘en un alarde de originalidad’ hay que llegar con el menor número de botones a la final que se desarrolla en una lavadora. Bueno, está bien, cada uno que juegue como quiera, pero explíquenlo. No sé dónde estaba el director en el momento de la grabación para no percatarse de detalles como que las pruebas no quedan lo suficientemente explicadas, en boca de Pilar, y que tampoco ocurre en la Flipy. Tampoco queda claro los objetos que han de recoger durante el recorrido, lo mismo se les pide un paraguas o unas gafas, que el capital evadido de nuestro país.

¿Dónde mira Pilar Rubio?

También ese mismo director debería haber asesorado dónde tiene que mirar Pilar Rubio para falsear su visión de los concursantes tras la ‘minimización’, y quizá de ese modo, Pilar no parecería una pobre invidente en pantalla.

Las entradillas de los conductores carecen de toda originalidad y son ramplonas en su estructura y contenido, si a esto, le añadimos un tono muy artificial en los presentadores y el pésimo sonido obtenido en origen, el programa se hace muy difícil de ver y de entender.  Un formato que tiene que ser muy editado para reducir la duración de las pruebas. Hay circuitos que llegan a durar 7 minutos y debido a la extensa duración han tenido que meter tijera por todos los lados.

La familia triunfadora en la noche de ayer fue la que lucía el color rojo. Curiosamente, a los participantes se les va presentando con un vídeo grabado a modo de perfil, está bien, pero lo que parece inimaginable es presentar a la familia que pierde, en el minuto 50. Quedan tan atrás las presentaciones, que en mi opinión, lo que se debería de hacer a esas alturas del programa sería preparar al espectador para la final y no ralentizarla.

La familia de color rojo, obtuvo un “gran premio” que consiste en una visita a ‘Eurodisney’. Qué contrariedades tiene la vida, que contrariedad tener que viajar desde España a Argentina para grabar un programa y que el premio consista en la visita a un Parque Temático en París.

Hay cinco programas grabados de XXS. ¿Se emitirán todos? ¿Dónde se emitirán?