Crítica del estreno de “Tienes un minuto” en Cuatro

Crítica del estreno de “Tienes un minuto” para Cuatro. El programa presentado por Luján Arguelles y producido por Zeppelin TV

Ayer y tras varias semanas de demora se estrenó “Tienes un minuto” y me sobran 59” para describirlo. Es malo.

Como decir esto es banal, y absurdo en su concepto, intentaré explicar el por qué de mi conclusión.

La audiencia de “Tienes un minuto” ayer en el día de su estreno fue 3,6% y 328.000 espectadores. Se la puede denominar baja, pero tampoco creo que esperasen mucho más. Lo que en principio puede parecer un fracaso, quizá a los ojos de Cuatro no lo sea tanto.

La propuesta de Zeppelin, acostumbrada a los realities, era la adaptación del dating-show “Conveyor belt of love” para Cuatro y como ya os contamos (ver noticia) el formato original tiene una duración de algo más de 25 minutos, pero para España, y debido a la obsesión de alargar las producciones para su abaratamiento, se ha convertido en de 90 minutos incluida la publicidad.

Esto en principio no debería de suponer un problema si contásemos con los participantes lo suficientemente creativos para entretener durante su paso por plató. Esta tarea se me antoja extremadamente complicada para una participación que pasa por hacer el ridículo a cambio de obtener “una cita” con la pretendienta. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Quienes de los que están leyendo esto, serían capaces de acudir para tal fin?

Lo que en principio se vendió como el tener un minuto para demostrar sus habilidades, se ha quedado en la incapacidad de rellenar un minuto en televisión. No podemos confiar en que el neófito será el encargado de esto, esta labor le corresponde al profesional. Y no es nada sencillo hacerlo. Un minuto es mucho tiempo frente a una cámara. De esto nos podrían hablar cualquiera de los profesionales, que en alguna ocasión se quedaron sin prompter. *Que para los que no estén familiarizados con la terminología, es donde los presentadores leen el guión o las noticias.

Participantes abandonados a su suerte…

Quizá para solventar este gran inconveniente, deberían de tener más presencia los guionistas. Ya que Luján Arguelles no necesita de una pauta, y menos para este formato. Los encargados de esta labor deberían de hacer algo de coaching con los participantes; aconsejarles, prepararles antes de mostrarse ante las féminas y ante una cámara.

A un guionista, cuanto menos se le ha de pedir imaginación y creatividad, cosa que ayer brilló por su ausencia y que no podemos exigir al invitado.

Todo esto contando con que haya un equipo de guión, ayer no se notó por ningún lado.

El plató se convierte en algo aburrido salvo en contadas ocasiones.

Repetitivo por el número de chicos y lo que allí sucede. Y por si esto fuera poco hoy volverán a mostrarse catorce de los dieciséis que pasaron ayer. Al menos hoy veremos cómo fueron las citas de los elegidos y si superaron “la prueba del amor”, que ya el nombre chirría.

Otros que se deberían de esmerar más en su trabajo, es el equipo de realización.

Subidas de la cabeza caliente muy bruscas. Y hay que tener especial cuidado con el plano más elevado de esta cabeza, se deja mucho aire y queda más que feo.

Puestos a pedir…, digo yo, que sería un acierto poner un metacrilato o lo que se considere, para ocultar la cámara del contra plano de la cinta.

Hay planos que están pinchados a destiempo, ojo con esto, merma el ritmo y este de por si ya es algo pesado.

No sé si hoy me levanté muy crítico pero, ¿Ningún realizador se dio cuenta de que el contra-plano del chico saliendo por la cinta carece de la suficiente iluminación?

Antes de finalizar me gustaría destacar que todo esto está visto con los ojos de alguien que ya no cumplirá los treinta, y que el target al que va dirigido el programa no son de mi quinta, por lo que el programa se podría consolidar entre ese público juvenil. Aunque éste, tampoco es tonto.