Diez consejos de Cesar Millán, para educar a tu perro

Tal y como os contamos Cesar Millán está preparando un programa para la rehabilitación y posterior apadrinamiento de perros abandonados para Cuatro. Ver Noticia.

El más conocido adiestrador de canes nos avanza unos cuantos consejos para educar a tu perro, mientras esperamos el estreno del programa que está previsto para la nueva temporada. El formato llevará por título “El líder de la manada” y estará producido por Vértice, Notro TV y Powwow junto a César”s Way

1. Tiempo. Muchos pueden pensar que la principal dificultad es que se encuentre un perro especialmente problemático que no pueda adarparse, pero realmente todo puede solucionarse con tiempo. Éste en rehabilitación es esencial. “Este es un show que se hace en dos meses y ese es el problema principal porque la rehabilitación de un animal lleva mucho más tiempo”, cuenta César Millán.

2. El perro no puede darte lástima. “Él siente tu energía y sintiéndote mal por lo que le está pasando es lo peor que puedes hacerle”, resume Millán. “Es como si un médico que acerca a ti cuando tú necesitas apoyo. No puede llegar y decir: ¡ay, pobrecito, te estás muriendo!”, añade. El perro es como el ser humano: hay que practicar con él la comunicación, estar relajado y tener confianza de que vas a hacer algo al respecto, aunque no sepas lo que tienes que hacer. “El perro necesita tener confianza del ser humano. Si el perro siente que tú estás agobiado, como él está en un momento complicado, no lo puedes ayudar”, matiza.

3. No hacer caso a los mitos. Sí es posible convivir con razas fuertes. Hay muchos mitos culturales creados como la castración (que si le vas a quitar el espíritu al perro, que si tienes que dejar que las perras tengas perritos y que los niños experimenten el nacimiento de los perritos…). Millán aconseja no hacer caso de todos éstos.

4. El perro es un espejo.
“El encantador de perros” piensa que la crisis más grande que tenemos no es económica, sino mental, y que el perro refleja precisamente esa crisis del humano. Este animal es fan de seguir al ser humano a donde éste va. Por eso, “de los primeros de quien debemos cuidar es de nosotros mismos”, puntualiza.

5. Los que abandonan no lo ven como abandono. César no juzga directamente el comportamiento de esos dueños que han dejado abandonados a sus perros. Cree que en realidad no se dan cuenta de su error: “Es muy pequeño el grupo de personas que se da cuenta del abandono o simplemente los que abandonan el perro no lo ven como abandono”. “Uno no cambia cuando hace el error, uno cambia cuando ve que el otro está haciendo el error”, añade.

6. Los perros sienten los cambios.
“Yo me he traído a mi perro Junior, y claro que sí… los perros sientes cuando va a haber un cambio, cuando va a haber un viaje, un bebé, etc.”, señala. “Si te vas a mover de una ciudad a otra por vacaciones y te vas a poner muy neurótico porque no planéaste las cosas con tiempo o tu familia no está organizada… entonces a la hora de viajar el perro dice ¿pero por qué quieres viajar si eres un desequilibrio?”, resume para terminar contando que entonces les empieza a dar vómitos, náuseas… Cierra con una frase para la reflexión: “Esa es la energía o la forma en la que tú quisiste invitarlo a este viaje”.

7. Él contigo está feliz. “Te das cuenta al ver al perro con el vagabundo que él no busca una casa o un piso que valga mucho dinero. El perro puede estar con una persona sin dinero y por eso para tener una relación con un perro no lo necesitas, sólo necesitas caminarlo y vivir con lo que tienes”, señala. En EEUU es más común que los hoteles acepten perros y en ciertos países de Europa también, es parte de la cultura. En Alemania, entre otros. Por supuesto, Para Millán “al perro le va a encantar más estar contigo, estar con su familia”.

8. El perro no tiene la culpa. “El único animal en el mundo que está desequilibrado es el ser humano y la única vez que el perro o la naturaleza se desequilibra es cuando el humano tiene algo que ver”, dice el mexicano. Resumen: no se le puede culpar a la naturaleza porque la naturaleza es perfecta.

9. Yo nunca educo a los perros.
“Mi perro no sabe lo que es siéntate o échate, lo único que sabe es que no puede irse lejos de mí, sabe que si alguien viene con un perro no puede correr, ciertas reglas… Sabe lo que es disciplina y lo demás es natural.  Me gusta mucho lo natural porque sabe lo que tiene que hacer, él sólo te imita. Para Millán si el humano se relaja, el perro se relaja también, si el humano se excita, el segundo también lo hace. “Tienes que aprender la lógica del perro para que él se de cuenta de cómo él se relaciona. Por eso yo no entreno a perros, es más importante que el humano se dé cuenta de cómo actúa el perro, explica “el encantador”.

10. Para educar bien a un perro. La compatibilidad es muy importante. Es necesario tener en cuenta qué energía vas a darle porque hay humanos que tienen energía mediana y entonces es mejor no darle un perro de energía alta, por ejemplo. Por su parte, para César Millán las protectoras tienes muy buena intención, pero necesitan nuevas fórmulas para querer y cambiar su filosofía: orden, disciplina… “Hay muy buen corazón, pero no hay esa técnica que es necesaria”, afirma.

 Se extrae de un artículo de Ylenia Álvarez