Johnny Depp, tendrá que declarar ante la policía tras asistir a un concierto.

Todo se prometía como un día de fiesta y de alegría para Robyn Ecker, de 52 años quien pagó más de 600 dólares por cada una de las dos entradas para el concierto de Iggy Pop en el Hollywood Palladium de Los Ángeles. “Ecker” quería sorprender a su esposo en el día de su cumpleaños con el citado concierto, y lo consiguió, ya que finalmente tuvo que ser hospitalizada.

A ese concierto también acudió el actor Johnny Depp acompañado por sus escoltas. Y según la denunciante, fueron estos los que la agarraron por las muñecas y la tiraron al suelo por bailar cerca de la zona VIP en la que se encontraba, entro otros, “Depp”

La supuesta lesionada, quien según la publicación TMZ.com estaba ebria a la hora de declarar lo sucedido, formuló la denuncia y por consiguiente la policía local de Los Ángeles debe localizar al actor para que dé su versión de los sucedido.