Juan Luis Cebrián, viajó en avión privado a Brasil para reunirse con su presidenta

El directivo podría haber invertido una gran cantidad de dinero para celebrar una reunión en Brasil con su presidenta Rousseff.
Acompañado de Andrés Cardó, director de Desarrollo Corporativo, Comercial y Marketing, y Miguel Ángel Cayuela, consejero delegado de Santillana. “Cebrián” invirtió tal cifra dado que era prioridad acudir a la cita con la presidenta de Brasil para aumentar la presencia del Grupo Prisa en el citado país.

Tal y como están los tiempos dentro del grupo y la cantidad de despidos que habrá, y los que ya se han sucedido, la cantidad de dinero podría haber sido invertida en la reunión, parece cuanto menos obscena.
Según informaba hoy El confidencial digital

Un viaje transatlántico Madrid-Brasilia tiene un coste aproximado de 100.000 euros, solo ida. Fuentes del sector explicaron que estos desplazamientos se realizan en aviones ‘heavy jet’, aeronaves con una autonomía mayor para poder realizar el trayecto con tranquilidad. Tienen una capacidad para entre diez y quince pasajeros.
La reunión con Rousseff tiene como objetivo la expansión del grupo Prisa en territorio brasileño o. Los gestores del grupo manejan un plan estratégico para los próximos dos años, explica un portavoz oficial del grupo, que admite que el desplazamiento en avión privado es algo accesorio.

Ayer, el mismo medio, difundía la noticia de que el grupo tiene pensado abaratar los gastos de trasporte y manutención de sus enviados. Abaratamiento de los gastos de hotel, así como de los móviles que les son facilitados. Leer noticia
De ser cierta la inversión en el viaje en cuestión. ¿Qué pensarán los ex-empleados del Grupo Prisa que han sido despedidos?

Movimiento en la sede de Tres Cantos

El pasado viernes, último día de los informativos de Cuatro en su sede de Tres Cantos, los compañeros salieron a los pasillos para despedir a los compañeros, alguno de ellos cogían sus pertenencias para pasar unas vacaciones no solicitadas en casa.
Desconocemos si debido a la algarabía que se formó o a un que otro intento de sabotaje el edificio de Sogecable en Tres Cantos ha aumentado su seguridad. Incrementando el número de vigilantes, que ahora, custodian los pasillos en parejas de dos.