Karlos Arguiñano.Buen cocinero, y mejor comunicador, habla para gentedetele

Aprovechando un encuentro de cocineros celebrado en Madrid donde se dieron cita los mejores maestros del arte culinario, asaltamos a Karlos para saber algo más de este monstruo televisivo. Fiel al deseo de enseñarnos a cocinar, entretenernos y contarnos los peores chistes del repertorio español. Creo que esto último ha de ser perdonado a toda persona que lo haga con el cariño con el que aparenta hacerlo Arguiñano.

No es fácil en este país ser conocido, reconocido, por algunos admirados, y además tener, de sobra para comer. En mi opinión y para una gran mayoría, Karlos sortea estos obstáculos, y prueba de ello, son sus buenos índices de audiencia.

Todos tus hijos cocineros ¿Y si uno hubiese salido tuno?

-Pues perfecto. En este momento tengo cinco trabajando conmigo de los seis pero hay tres que están dedicándose de pleno a la cocina, los otros están haciendo otras cosas pero en verano ayudan todos.

Te lo digo porque por los genes heredados lo mismo podrías ser cocinero que cantante, a ti te gusta mucho cantar…

-Sí, pero fatal. A mí nunca me hubiesen contratado para cantar lo que pasa que siempre he canturreado y sigo canturreando por muy en televisión que esté. Yo sigo siendo el mismo.

Dicen que el que canta su mal espanta, ¿Tiene Karlos algún mal que espantar?

-No. Yo he canturreado siempre pero en televisión lo suelo utilizar como truco muchas veces porque estoy hablando, hablando y me olvido de lo que estoy haciendo entonces empiezo “con mis manos en tú cintura…” y así todo el mundo desconecta, arranco de nuevo y cojo el hilo.

¿Cuál es el tipo de música que nunca escucha Karlos Arguiñano?

-Pues no escucho música clásica y parece que tiene que ser la mejor, es como la de alta cocina, pero no escucho casi nada. Todo lo que se me ha ido quedando es de mis tiempos de joven, de disco…, pero no soy muy dado a escuchar.

¿Eso de estar todo el día en el fogón hace ser un tipo ardiente?

-Claro, sin duda, se te acerca el calor a la boca del estómago y me caliento.

¿Qué te gusta más comer o ser comido?

-A mí me gusta mucho comer pero ser comido también es muy agradable, si no te dan muchas dentelladas, claro.

¿Qué es lo que nunca probó o probará Karlos Arguiñano?

-He probado casi de todo. Una cosa que no probaría nunca sería, eso que dicen, ratas de agua que la gente come, que son limpias. Jamás se me ocurriría, lo demás me da igual liebres, conejos, pájaros de todo tipo, verduras, moluscos…, todo.

¿Karlos Arguiñano es creyente?

-No, no soy creyente.

¿Das de comer al hambriento y de beber al sediento?

-Eso sería muy bonito, para eso no hace falta tener la misma creencia. Una cosa es que no creas en el más allá y otra cosa es que en el “más aquí” me preocupe de la gente que más hambre tiene

¿Colaboras en alguna O.N.G?

-Sí, lógicamente. Yo no entiendo la vida sin colaborar, siempre he estado colaborando, lo mismo con el pueblo Saharaui; Nicaragua; Cuba; Aldeas infantiles…, no sé, sobre todo con niños huérfanos y hambrientos. Yo todo lo que gano con la publicidad, lo dono.

Se te ve un buen hombre…

-Procuro ser buena gente. Cuando estás satisfecho con tu forma de ser y no haces mal a nadie vives tranquilo, relajado y esperas el final.

Te considero un gran comunicador a la par que cocinero. Creo que deberías tener tu propio programa alejado de fogones ¿te gustaría?

-Yo siempre he dicho que daría mucho juego porque soy muy juguetón. Yo con las noticias de cada día jugaría mucho, nos reiríamos todos y la gente que me viera, pero no me siento capacitado para llevar un programa. Yo no soy un tío preparado para llevar un programa de televisión o de radio pero me doy cuenta perfectamente de que sí sería chistoso, gracioso, haría chistes de todo lo que hay que hacer y evitaría comunicar desastres.

¿Con qué periódico desayuna Karlos?

Desayuno con Berria y con el diario Vasco. Son los dos periódicos, uno en Euskera y otro en Castellano, repaso los dos y luego los fines de semana hago un repaso a El País y El Mundo.

¿Qué noticia habría que aderezarla sobremanera para poder digerirla?

-La política. La historia de los políticos es muy aburrida. Te dan una sensación rara, gente de cincuenta años que están hace veinte discutiendo en el mismo sitio y nunca están de acuerdo en nada. La verdad me aburren un montón, no hacen por el pueblo hacen por el partido, y a mí me gusta hacer cosas por el pueblo. Quizás lo ves una respuesta muy simple pero no les entiendo, nunca están de acuerdo y sin embargo luego toman copitas juntos y otras cosas que no vemos.

Karlos, si a mí me ponen una sopa de letras para comer, quitaría la “A” de asesinos.

-Esa la descartamos todos y la “ B” de borregos, la “ C” de carceleros, la “T” de torturadores. Hay tantas para quitar….

Vaya, que nos quedaríamos con el caldito…

Sí, un caldito. Un caldito pero con sustancia.

Hablando de calditos, ahora que eres más conocido que el “Avecrem”¿Qué te proporciona eso a tú vida diaria? Te invitarán a comer, no te faltará una mesa en un restaurante…

-Sí, eso es una cosa curiosa. Cuando yo no tenía un duro no me invitaba nadie a nada, ahora que me lo puedo pagar me invitan a casi todo y a mi me gusta pagar porque cuando no tenía intentaba conseguir ir a sitios que valían caros para comer y pagaba. Ahora resulta que tengo tela en el bolsillo para pagar lo que haga falta y de pronto: ¡No hombre no, Karlos, estás invitado, ¡ Ven cuándo quieras!Les suelo dejar una buena propina. Además los que tenemos dinero tenemos que gastarlo para que otros están funcionando.

Tal y como imaginé, esto ha sido muy sencillo. Me parece igual de cercano tenerte así, a un palmo de distancia, que verte en televisión.

-Gracias por vuestra simpatía y las ganas de hacer las cosas bien.