Keanu Reeves se convertirá en un héroe manga

Keanu Reeves interpretará a un héroe manga en la gran pantalla. Después de un casting muy selectivo por el que han pasado las grandes figuras de la gran pantalla, al final el que se ha llevado el papel ha sido  Keanu Reeves

Varios de los “chicos lindos” de Hollywood fueron llamados para hacer el casting de Akira: Robert Pattinson (Twilight), Andrew Garfield (The Social Network) y James McAvoy para hacer de Tetsuo; y Garrett Hedlund, Michael Fassbender, Chris Pine, Justin Timberlake y Joaquin Phoenix para el papel de Kaneda.

Sin embargo, en un movimiento no tan sorpresivo, los estudios Warner se dieron cuenta de que necesitaban un “gran nombre” como primer actor, aclamado mundialmente y cuyos films sean los más taquilleros de los últimos tiempos. Y quién más, si no Keanu Reeves para interpretar a Kaneda.

La obra del maestro Katsuhiro Otomo (uno de los mejores dibujantes japoneses) ha sido muy recomendada tanto en cómics como en películas o series, y el nuevo largometraje ya ha recibido innumerables elogios por su animación. E incluso ha sido catalogada como la mejor serie de manga jamás hecha, con una calidad indescriptible.

La historia cuenta que el mundo está al borde de la destrucción absoluta y la tecnología avanzada fue la causa de una terrible explosión que desencadenó una guerra nuclear, devastando todas las grandes ciudades del planeta. Pero 30 años después, sobre las ruinas de Tokio, se alza la megalópolis de Neo-Tokio: una ciudad opresiva e inhumana cargada de problemas, desempleo, violencia, drogas y el terrorismo.

Aprovechándose de la insatisfacción de los ciudadanos, un grupo de mutantes (miembros de sectas religiosas y grupos extremistas) cultivan el mito de Akira: un “niño cobayo” que ha recibido “energía absoluta”, y cuya resurrección significaría para Japón el comienzo de una nueva era.


Con un presupuesto de 230 millones de dólares, éste promete ser uno de los mayores estrenos en la historia de los estudios Warner Bros., que jamás llegaron a un acuerdo con Brad Pitt y Ryan Gosling, a pesar de que, al parecer, ambos actores estaban interesados en participar del largometraje.

La historia será contada en dos o tres películas, convirtiéndola inmediatamente en franquicia, al mejor estilo Transformers.