Telecinco anuncia recortes y ‘El gran debate’ sigue sin levantar cabeza. Crítica

El programa presentado por Jordi González en colaboración con Sandra Barneda no mejora en su audiencia. En su última emisión, le del pasado sábado 4 de febrero, en el que se abordaba el tema de la vivienda  ¿Es la vivienda un derecho o un lujo? el programa tan solo alcanzó el 11,3%, una cifra muy baja comparada con los datos, que un tiempo atrás, arrojaba ‘La Noria’ teniendo como protagonistas a los mismo. 

‘El gran debate’ ha recurrido a los temas más actuales y a los que más preocupan a los espectadores como; la vivienda, el trabajo y la política entre otros. Ha cambiado de contertulios, cosa que fue criticada en ‘La Noria’. Los espectadores se quejaron de que el debate era muy previsible por contratar a los mismos colaboradores para el debate. Esto hacia que se convirtiese en algo muy previsible. Ya se sabía de antemano cómo se posicionarían éstos.

El programa no convence, no gusta o no interesa. Pese a esto no hay visos de que el formato vaya a ser transformado o retirado de la parrilla. Telecinco tiene una difícil papeleta que resolver.

En primer lugar, solventar la ridícula audiencia que dan algunas de sus propuestas en ficción como ‘La fuga’. Para esto, Mediaset, ha anunciado recortes en los presupuestos destinados a este fin.

“Estamos reestructurando plazos para ver si percibimos un repunte o una mejoría de la situación económica y del mercado publicitario. No se trata de cancelar productos, sino de aquilatar los costes. Hay que empezar a producir más barato. Los números no cuadran”, Declaraba uno de los responsables a El País.

En segundo lugar, llevar a cabo esa propuesta de lavado de imagen sin variar su estilo de hacer televisión y que esta siga gustando. La audiencia de GH este año no es de las más vistas, aunque ahora, al término de la temporada de ‘Cuéntame’ esta vaya a subir algo. La cadena pidió unos concursantes más “normales” y un regreso a la esencia de GH. Por este tema, el casting de este año quizá no esté dando el fruto esperado. Eso sí, estamos viendo un Gran Hermano sin peleas, macarras o legionarias a punto del desequilibrio psíquico en directo.

Ahora se anuncia un recorte para los presupuestos que destinan a la ficción, imagino que no recortarán más para la no ficción de hacerlo así, no sé qué es lo que van a cobrar redactores, guionistas y demás. Éstos son los grandes perjudicados, ellos son los que realmente sufren el recorte presupuestario y si le sumamos la eventualidad de hacer televisión en éste país. ¿A quién le va a seguir apeteciendo hacer tele?